18.11 NAMASTE NEPAL> JORDI MATAS

Nepal
  • De un vistazo

    • en Grupo

    • 14 dias

    • Vuelo incluido

    • Guia Local
      Guia Castellano

    • Coche
      MiniVan

    • Hotel
  • ¿Qué encontrarás?
    • Ciudades medievales de ladrillo rojo y madera tallada, con la vida de sus habitantes
    • Diferentes jornadas cortas de senderismo por la verdadera esencia de Nepal
    • Paseando con elefantes y no encima de ellos por los bosques de Chitwan
    • Cumbres de 7000 metros al alcance de la mano con una salida de sol espectacular
    • Estupas budistas y templos hindúes más allá de simples monumentos históricos
  • desde
    2.700€
    + TASAS

Mi Nepal en realidad son muchos Nepal. No hay solo uno. Hace años que me muevo por este país y aun me sorprende, aun tengo muchas cosas para descubrir, y aun muchas cosas que aprender. Hace poco descubrí algo. Descubrí porque Nepal me sigue pareciendo diferente, y la respuesta es «porque lo es». Parece sencillo ¿no? En un mundo donde cada vez vemos más copias de copias, diferentes monumentos y paisajes, pero cada vez el mismo patrón, Nepal aun es diferente. No es el único ni tampoco lo será para siempre, pero aun es diferente. Aquí la gente sigue sonriendo. Cuando menos tienen más sonríen, más felices son. Parece un tópico, pero no lo es. Está el Nepal budista y el Nepal hinduista, uno tranquilo y pausado, el otro colorido y más ruidoso. Esta la gente de las ciudades y la gente del campo
y la montaña, como dos mundos diferentes que se solapan y se reconocen, y quizás nadie es nunca del todo de ninguno de los dos. Están las nuevas generaciones, la que mejor escolarización ha tenido en años, con sus nuevas ideas, su visión cosmopolita y su empeño en darle un empujón al país, al lado de la vieja generación anclada en el pasado y con la fatalidad a cuestas. Está el Nepal del monzón, cuando las comunicaciones se complican aun más, los vuelos se suspenden, las pistas de montaña se cortan y la vida en zonas sensibles es un reto, y la época no monzónica, cuando todo se normaliza y se reconstruye para volver a ser destruido en el siguiente monzón. Y está, naturalmente, el Nepal de los nepalíes con sus múltiples etnias
y el Nepal de los turistas con sus múltiples orígenes y sus diferentes percepciones que crean, a la vez, otros múltiples Nepales. En este recorrido intentaré que tengáis una visión más cercana de la gente de Nepal, aun con la limitación de días. Para ello he incluido pequeñas rutas de senderismo, ya que andando por las zonas rurales y también por la ciudad, es la manera más fácil de observar, de ver y captar los pequeños detalles de la vida cotidiana. Veremos monumentos Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, altas cumbres del Himalaya, pueblos ancestrales y la bulliciosa Kathmandu, pero la verdadera esencia está en la gente que vive y trabaja en cada lugar. Para ello hay que estar con los ojos abiertos, pero sobretodo con la mente abierta, dispuesta a captar lo que casi no se ve, lo que se siente. No hay prisa, no hay que marcar nada en ninguna casilla, el ritmo lo marcáis vosotros, porque, en definitiva, es vuestro viaje.


PRECIO POR PERSONA

Precio por persona en hab. doble grupo de 10 viajeros 2.700€
Precio por persona en hab. doble grupo de 8-9 viajeros 2.795 €
Suplemento habitación individual 290€
Otros suplementos y opcionales Consultar ficha pdf

Salidas

Salidas a partir de 8 personas – máximo 10 

Mayo: 21 

Noviembre: 18 



ITINERARIO

Día 1/ Barcelona – Katmandú

Salida en vuelo internacional a Katmandú, noche a bordo.

Día 2/ Llegada a Katmandú – Bhaktapur

Después de un largo viaje en avión aterrizaréis en el aeropuerto de Tribhuvan para pasar los fáciles trámites del visado de entrada (ved información de viaje). Estar atentos al recoger vuestro equipaje puesto que a veces hay gente que coge las maletas y las deposita en el suelo y tened un poco de paciencia, las bolsas acabarán por salir. Conservad vuestro comprobante de equipaje ya que al salir de la terminal verificarán que el equipaje que lleváis sea el vuestro. Os estaré esperando en el exterior de la terminal, al otro lado de la vía de vehículos, ya que no está permitida la espera en su interior.
Una vez todos concentrados, tomaremos nuestro vehículo para ir hacia Bhaktapur.
Bhaktapur es una villa medieval preciosa y fue ciudad Real, por lo que cuenta con un centro histórico con palacios y templos, callejuelas y plazas. Es un buen inicio para un viaje a Nepal, pero mi razón más importante por la que empezamos por aquí, es que después de un largo vuelo, algunos de vosotros llegáis cansados, y otros llenos de energía. Como Bhaktapur tiene poco tráfico y es un espacio relativamente concentrado, podemos adaptar fácilmente el ritmo de hoy. Pero para mi Bahktapur no es sólo un espacio monumental, es un pueblo de cultura newar donde la gente vive y trabaja más allá del turismo. Me encanta pasear libremente por sus calles y plazuelas, recorriendo sus innumerables rincones y sobretodo yendo más allá de la zona monumental propiamente dicha, ya lo veréis. Toda la zona de Bhaktapur es famosa por su yogur, que es consistente y realmente muy bueno. Muchas familias de Kathmandu vienen aquí a comprarlo o se lo hacen llevar a sus casas. Mi tienda favorita es un pequeñísimo establecimiento en una de las calles fuera de la zona palaciega. No vamos a caber en la tienda, que tienen un pequeño banquito para tres o cuatro personas, pero nos podemos tomar el yogur en cualquier parte. Aunque por su importancia hay bastantes turistas por aquí, no suele ser agobiante ya que la gente se distribuye entre toda su área. Sin embargo, los grupos de turistas abandonan a media tarde esta pequeña villa que adquiere entonces una dimensión más especial.

NOTA: La hora de entrada a las habitaciones es al mediodía. Aunque normalmente no suele haber problema para entrar antes, podría ser que no fuera posible.

Día 3 / Vehículo a Phulbari. Senderismo al Monasterio de Namo Buddha 2h

Siguiendo en dirección este transitaremos por la Aranico Highway, la clásica carretera que lleva hacia el Puente de la Amistad en la frontera con el Tíbet, aunque hoy en día este paso está cerrado para el turismo por parte del gobierno de China y no parece que tengan mucha prisa en abrirlo de nuevo. Vamos en dirección este, entre algunas de las fábricas de donde salen desde decenios los típicos ladrillos rojos de las casas antiguas (y modernas) de toda la zona. La carretera empezará a serpentear para subir hasta un paso en donde se encuentra la escultura de Shiva más grande del mundo. Es un lugar un poco «kitch» pero curioso, podemos detenernos un momento para estirar las piernas si vamos bien de tiempo. Un poco más allá llegaremos a Dhulikhel Bazar, una pequeña villa situada en la loma con buenas vistas sobre el Himalaya. Es uno de los puntos clásicos donde la gente viene para ver la cordillera más alta del mundo y podemos pasearnos un momento por su zona vieja, entre edificios de ladrillos y madera tallada que se sostienen milagrosamente y aguantaron impertérritos el terremoto de 2015.Algo más allá nos desviaremos para entrar en una zona plenamente rural llegando finalmente a nuestro alojamiento, Vishuddhi Alaya. Habrá que andar unos minutos para llegar allí ya que nuestra furgoneta no puede circular por esta pista solo para todoterrenos, pero ya haremos llegar un jeep para que cargue con el equipaje. Vishuddhi Alaya es en realidad un espacio centrado en el yoga, pero también para relajarse en medio de la naturaleza. Ha sido construido por una alemana que lleva años residiendo en Nepal y que además es instructora de yoga. El alojamiento es casi autosuficiente, con huerto y frutales propios, aprovechamiento del agua, y genera el mínimo impacto posible. Lo que no se saca de la propiedad se compra a los granjeros cercanos. Hay una gran sala para yoga y naturalmente no se come carne aquí. Aunque no se sirven bebidas alcohólicas, uno puede traerse la suya si tanto le apetece, y se puede fumar en la pista para vehículos en la entrada de la propiedad. Cuenta también con buenas vistas sobre el Himalaya. Me encanta porque está en medio de un entorno plenamente rural, con campos en terraza, gente sencilla pero abierta, esas casas tradicionales tan características, … Después de instalarnos, comer y descansar un poco, emprenderemos el camino por el bosque para llegar en una horita al importante monasterio budista de Namo Buddha. Este monasterio se encuentra situado en la loma de la montaña, en un lugar de privilegiadas vistas sobre el valle y las montañas. La tradición afirma que Buda en su viaje al nirvana se detuvo aquí, donde encontró una tigresa cuyos cachorros estaban hambrientos. Compadecido, Buda dio sus brazos para que pudieran alimentarse y sobrevivir. El monasterio fue construido para conmemorar este hecho, aunque esta tradición se puede encontrar también en otros lugares y con algunas variantes. Aunque no es siempre así, los monjes del monasterio suelen hacer su «puja» sobre las 16h. La «puja» son las oraciones de la comunidad, que suelen recitar sutras, ya sea con la intervención de algún instrumento de vez en cuando o sin ellos. Las «pujas» son variables, tanto en contenido como en duración, pero no hace falta permanecer todo el rato, uno puede entrar y salir del templo silenciosamente sin que ello sea visto como una descortesía. Convendrá llevar la linterna, porqué, aunque en principio regresaremos aun con luz de día, puede que nos alarguemos un poco. Como estamos en medio de una zona rural sin ningún pueblo cerca, cenaremos también en nuestro alojamiento. Si alguien no quisiera pasear hasta el monasterio y prefiriera tomar un masaje ayurvédico, se puede solicitar con algo de antelación.

Día 4/ Vehículo a Kathmandu. Pashupatinath y Bouddhanath. Kathmandu, barrio de Bouddha

Si ayer no vimos el Himalaya, es quizás hoy a primera hora, con las primeras luces del sol, cuando tenemos más opciones para verlas antes de que la humedad vaya ascendiendo desde el fondo de los valles dejando la atmósfera menos clara.
Después del desayuno, emprenderemos carretera de regreso hacia Kathmandu, donde deberíamos llegar en menos de un par de horas. En Nepal se sabe cuando se sale, pero ya es más difícil saber cuando se llegará.
Nuestro alojamiento de hoy está en e barrio de Bouddha, el barrio que acoge a gran parte de los refugiados tibetanos que viven en la ciudad, y está lleno de pequeñas tiendas y bastantes monasterios budistas, algunos de los cuales son refundaciones de sus homólogos en el Tíbet. Siempre es interesante pasearse por sus calles estrechas y animadas, por las que llegaremos a Bouddhanath. Bouddhanath es la mayor de las estupas de Kathmandu y Nepal, y se ha ganado por derecho propio ser una de las imágenes más icónicas de la ciudad. Se encuentra en una especie de gran plaza circular llena de tiendas de todo tipo, cafés y restaurantes, por lo que aprovecharemos para comer aquí, disfrutando de una vista privilegiada desde la terraza del restaurante que elijamos. Es uno de mis sitios favoritos de la ciudad, pero lo es también de muchos residentes. Me gusta sobretodo su atmosfera nocturna. Es siempre un lugar impresionante, donde devotos y turistas circulan en la dirección de las agujas del reloj haciendo rodar alguno de los 108 molinillos de oración que la rodean.
Desde Bouddhanath nos dirigiremos a pie hacia Pashupatinath, en un recorrido de unos 45 minutos como mucho.
Pashupatinath es el templo hindú más sagrado de Nepal, y al ser el más sagrado es el escogido mayoritariamente para las ceremonias de cremación de los difuntos, por lo que hay que ser respetuosos. Mi recorrido es algo especial, ya que viniendo de Bouddha y después de cruzar el río entraremos a Pashupatinath por la puerta trasera, por decirlo de alguna manera, subiendo a la colina llena de templetes, para bajar por el otro lado de nuevo hacia el río donde se encuentran los ghats para las ceremonias. A pesar de ser muy sagrado, o quizás precisamente por ello, hay bastante suciedad por todas partes debido a la gran cantidad de donaciones, de las que toman buena cuenta monos y algunas vacas. Ya a final de la tarde, regresaremos de nuevo a Bouddha para cenar.

Día 5/ Vehículo al Templo de Budhanilkantha - Vehículo a Nuwakot, plantaciones de café

Al norte de Kathmandu, a unos 20 minutos por carretera, se encuentra el templo de Budhanilkantha. No hay muchos turistas por aquí y sin embargo es un lugar bastante sagrado y lleno de fieles. Aunque no sea tan monumental como los lugares más destacados, para mi tiene el valor de la autenticidad, la gente que se acerca aquí son fieles que vienen a realizar sus pequeños rituales, nada espectaculares ni aparatosos. Cuenta con una gran figura de Vishnu yacente, durmiendo en el centro de un pequeño estanque, cuya tradición dice que la estatua de cinco metros hecha en un solo bloque de piedra flota en el agua. Aunque el acceso al estanque está vetado a los no hindúes, sí se puede ver la figura desde la cerca exterior del recinto. El lugar es bastante tranquilo y apacible, ideal para observar el ritmo de la vida diaria en un templo nada frecuentado por grupos turísticos. Desde allí, nos espera un largo recorrido de tan solo unos 70 kilómetros pero que nos llevará unas 3 horas y media a través de una carretera serpenteante, para llegar a Nuwakot. Bienvenidos a la realidad de las rutas serpenteantes de las montañas de Nepal. Nuwakot es una pequeña villa algo anclada en el pasado. Aunque su nombre parece que hace referencia a «nueve fuertes» (kot significa fuerte o fortaleza) cuenta con un fuerte, aunque sin acceso al interior, además de loa habituales templos aquí y allí. Como ya sabéis, Nepal es un país considerado pobre, pero cuenta con una generación de jóvenes emprendedores que tratan de llevar acabos proyectos de alto valor. En este sentido las plantaciones de café están ganando cierto renombre a nivel internacional ya que Nepal cuenta con unas condiciones inmejorables para su cultivo, aunque aún no se trabajan grandes extensiones. Visitaremos una de las plantaciones más reconocidas hoy, ya sea hoy por la tarde o mañana por la mañana, un poco en función de nuestra energía o de la conveniencia de la plantación, ya que no suelen dedicarse a recibir grupos de viajeros de forma habitual.
Nuestro alojamiento de hoy es especial, en una vieja casa rehabilitada.

Dia 6/ Vehículo a Bandipur

Si ayer no visitamos la plantación de café, lo haremos hoy por la mañana y quizás sea lo más probable. No tenemos prisa, aunque tengamos hoy unas cuatro horas de carretera por delante. En función de nuestro horario nos detendremos para comer en algún establecimiento local de los que abundan a lo largo de la carretera. En general no hay mucho para escoger, así que, si no hemos comido ya, hoy es un buen día para comer dal-bhat, literalmente lenteja-arroz, el plato podríamos decir que nacional de Nepal que comen todas las familias día sí y día también mañana y noche. Se trata de arroz blanco, acompañado de una pequeña sopa de lentejas a modo de salsa, más verduras de diferente tipo cocinadas en lo que aquí se conoce como «curry» (que no es la especia que llamamos curry, aunque en parte viene de ahí). Hay opción de añadir carne de pollo, cabra o búfalo, que será en pequeña cantidad, troceada en pequeño y con huesecillos. Puede ser más o menos picante y aunque parezca que es siempre igual, en realidad varía mucho en función de quien y como
se cocine.Bandipur es para mi uno de los pueblos accesibles más bonitos de Nepal. Es un claro ejemplo de como de como se puede recuperar toda una zona gracias a una buena recuperación de edificios y una buena adecuación del entorno. Bandipur vivió años medio abandonado después de su declive como centro importante del comercio entre el norte y el sur en el momento en que se abrieron las carreteras por el fondo de los valles. Hace algunos años, muchos de sus antiguos pobladores que se habían trasladado a Kathmandu, fueron regresando y arreglando las antiguas casas comerciales de la calle principal convirtiéndolas en hoteles y cafés, calle que además es peatonal, ya que no pueden entrar los vehículos. Es un lugar muy apacible, con una vida local muy tranquila y poco afectada por el turismo, que nunca llega aquí en grandes grupos.Hoy llegaremos a media tarde, así que poco tiempo tendremos para hacer nada. Pasearse por el pequeño entorno urbano y su cercanía es agradable, pero simplemente sentarse en una terraza y observar ya vale la pena.
Nuestro alojamiento de hoy es una antigua casa comercial adecuada en estilo rústico respetando totalmente su estructura. Cuidado con los dinteles que pueden ser bajos.

Día 7/ Bandipur. Senderismo por el valle a Ramkot 4h/6h

Bandipur se encuentra en la loma de una montaña, con el río Trishuli y el Himalaya al norte y el valle con granjas, pueblecitos y cultivos al sur. Mi idea es bajar hacia el valle y andar tranquilamente, no hace falta marcarse ningún objetivo rigurosamente. Podemos encontrar pequeños y jóvenes en su camino a la escuela, gente acudiendo a los campos, animales pastando o trabajando, en definitiva, esa vida rural tan característica de la mayor parte del país. Y si queremos un objetivo más definido, nos podemos llegar a la aldea Magar de Ramkot, una aldea que curiosamente la mayoría de guías describen con casas circulares, pero en la que sólo hay… una. Si llegamos a Ramkot, volveremos a Bandipur por la ladera de la montaña para hacer un recorrido circular. El recorrido de Ramkot implica unas 3 o 4 horas de camino efectivo, pero que se convierten en más con las paradas aquí y allí, las fotos, y la poca prisa que llevamos. Además, llevaremos nuestra comida picnic para no depender del reloj. Una opción más relajada es optar por alguno de los recorridos más cortos que hay por aquí, como puede ser el de las orquídeas, que quizás puedan estar ya empezando a florecer.

Día 8 / Vehículo a Pokhara. Vehículo a Kande (1770m). Senderismo al Australian Camp (2165m) 1.30h

De Bandipur a Pokhara tenemos unas tres horas de carretera. Nos dirigiremos a Lakeside, el barrio al lado del lago Phewa que concentra los hoteles, guest-houses, restaurantes, cafés y tiendas de todo tipo. La población de Pokhara propiamente dicha está algo más al norte. Es la segunda ciudad en importancia de Nepal y el gran punto de partida de todos los treks de la zona del Annapurna. Pokhara tiene un ambiente bastante diferente del de Kathmandu. Es más limpia, mucho más tranquila, rodeada de naturaleza. Es difícil perderse porque todo se centra en la avenida principal que discurre paralela al lago. Hay un tranquilo paseo por la orilla donde han proliferado terrazas donde comer o tomar algo y es fácil encontrar actuaciones musicales en vivo. En definitiva, un lugar ideal para descansar o relajarse. Hoy cuando lleguemos tendremos tiempo para comer y para organizar nuestro poco equipaje para el recorrido del Australian Camp, dejando la mayor parte del equipaje en el hotel donde alojaremos de regreso. Qué hay que llevar. Pues no mucho: una pequeña mochila con un jersey y una chaqueta para el fresco, ropa de repuesto si queréis, calzado cómodo (unas deportivas valen de sobra), protección para la lluvia y/o el sol dependiendo de como tengamos el tiempo. Pensad que al amanecer estaréis bastante tiempo fuera y aunque no sea demasiado frío, al estar bastante rato se nota. Neceser, baterías, cámara o móvil, toalla. Una pequeña linterna puede ayudar, pero con la luz del móvil ya puede ser suficiente. Un saco de dormir ligero de seda o algodón, o una simple sábana ligera, pueden ser de ayuda. Hay mantas. Una pequeña parte de las cosas que os lleváis de senderismo pueden ser cargadas por dos porteadores que dispondremos para ello, pero siempre será muy poco peso, ya que cada porteador llevará lo de cuatro senderistas, y deberá ir en una bolsa, ya sea de plástico o lo que os convenga. Nos dirigiremos a Kande por carretera donde llegaremos en menos de una hora, desde donde empieza nuestro pequeño recorrido de hora y media. El camino va ascendiendo entre bosque con alguna granja y algún lugar para descansar y retomar la energía. El pequeño esfuerzo merece la pena cuando se llega al Australian Camp, con el Machhapuchhre y el Annapurna Sur muy cerca de nosotros en el norte. El Australian Camp está situado en un resalte llano y muy abierto de la loma de la montaña y tiene unas vistas privilegiadas. Si bien antes no mucha gente pasaba por aquí, ahora hay bastante afluencia del incipiente turismo interior de nepaleses, lo cual en el fondo es una buena noticia. Si los lodges del Australian Camp estuvieran llenos, pernoctaríamos en Pothana, a unos 30 minutos de camino casi llano y también con buenas vistas y más tranquilo. Hoy dormiremos en una «tea-house», también conocidas como «lodge» o «bathis» que serían el equivalente aproximado a nuestros refugios de montaña. Sin embargo, las tea-house son la evolución de casas particulares que empezaron acogiendo viajeros en una época en la que todo se realizaba a pie. Su estructura es relativamente similar, un comedor sala de estar, y una serie de habitaciones, normalmente dobles. Son construcciones sencillas, pero suficientemente confortables, aunque naturalmente hay variaciones entre ellas. Normalmente el baño es compartido, aunque empiezan a proliferar las que incorporan baño en algunas de las habitaciones.

Día 9/ Salida de sol desde el Australian Camp. Bajada a Kande 1h o Phedi 3h. Vehículo a Pokhara

Las salidas de sol desde el Australian Camp son espectaculares, también desde Pothana si estamos allí. Así que conviene levantarse pronto, aun casi oscuro, para disfrutar de este momento. Naturalmente hace fresco. La luz va inundando poco a poco el ambiente y los primeros rayos del sol tiñen progresivamente las cumbres del Annapurna Sur, el Hiunchuli y el Machhapuchhre. El espectáculo nunca cansa y uno pronto olvida el madrugón. Poco a poco el día empieza y ya irá siendo hora de desayunar. Después del desayuno, podemos desperezarnos un poco y emprender la bajada de nuevo para ir a Pokhara. Hay dos opciones, retomar nuestro camino de subida que ya conocemos en un corto trayecto de una hora, o bajar hacia Dhampus (1650m) y Phedi (1130m) en unas tres o cuatro horas. Ya os explicaré la diferencia en su momento.
Una vez en Pokhara tenemos la tarde libre para disfrutar de Lakeside como queramos, descansar, tomar algo, dar un paseo en bicicleta o a pie o lo que queramos.

Día 10/ Vuelo a Chitwan. Elephant Camp. Senderismo por la selva acompañados de elefantes

Después del desayuno nos dirigiremos al aeropuerto de Pokhara para tomar un corto vuelo hasta el aeropuerto de Bharatpur, cerca del Parque Nacional de Chitwan, situado al sur de Nepal haciendo frontera con la India. Es una vasta extensión de selva, ríos y humedales con una abundante fauna, en lo que se conoce como el Terai.
Desde hace años, ÈXODE apuesta firmemente por un turismo más responsable. En este sentido, eliminar los safaris a lomos de elefante era una de nuestras aspiraciones que finalmente pudimos ver cumplida gracias a la iniciativa de Tiger Tops cuando creó el Elephant Camp. Elephant Camp es una gran finca donde se cuidan de una docena de elefantes, los cuales disponen de amplios corrales y nunca están atados. Lo que me gusta es que la filosofía es realmente diferente y su concepto gira entorno al mundo del elefante, así la mayoría de actividades será una introducción a lo que representa su cuidado. Para nosotros que solo estamos una noche aquí nuestra principal actividad será el paseo por la selva acompañados de un par de elefantes con sus «mahouts» (guías). La presencia de los elefantes no solo garantiza nuestra seguridad, sino que además tanto los elefantes como sus mahouts están siempre atentos a lo que nos rodea. Lo más fácil de ver son los rinocerontes asiáticos, pero también hay gran cantidad de cérvidos, cocodrilos y gaviales en las riberas del río Narayan, monos y multitud de pájaros. Además, hay una considerable población de tigres, aunque naturalmente son muy difíciles de ver, aunque sí podemos encontrar su rastro. Sin embargo, esto es la selva, no un zoo cerrado, y si bien normalmente si se ven más o menos animales, no esperéis que estos salten alegremente a dos metros de vosotros. Hay que estar atento, ir en silencio y aguzar la vista. La verdad es que la experiencia supera en mucho a los aburridos safaris a lomos de elefante y conlleva una experiencia mucho más directa con la naturaleza y los elefantes que nos acompañan. Los elefantes solo por su tamaño ya conllevan un cierto peligro. Aunque en general los elefantes del Elephant Camp son muy pacíficos, cada elefante tiene su carácter y no debemos acercarnos imprudentemente a ninguno sin la supervisión y permiso de su mahout. El alojamiento se realiza en cómodas tiendas dobles con un baño privado adyacente, o en el Tharu Lodge adjunto, donde se encuentran las zonas comunes.

Día 11/ Vuelo a Kathmandu. Patan

El aeropuerto de Bharatpur se encuentra más o menos a una hora del Elephant Camp y desde allí volaremos a Kathmandu. La recogida de maletas de la terminal doméstica es algo caótica, ya que la han modernizado y han puesto una cinta de equipaje… en un espacio algo pequeño. Una vez recuperado todo iremos a Patan. Aunque está totalmente pegada a Kathmandu como si fuera un barrio más, Patan es una ciudad aparte y su nombre en sánscrito, Lalitpur, significa ciudad de la belleza. Me encantan especialmente los pequeños pasadizos en las casas que enlazan con plazoletas interiores y que son imposibles para mi de memorizar. Siempre descubres cosas nuevas, con pequeños templetes entre motos aparcadas y otros utensilios, y hay que moverse cuidando no darnos con la cabeza en ningún dintel. Todo el barrio antiguo de Lalitpur, conocido como Patan Dokha, es interesante y todo está muy cerca, pero hay tres espacios pequeños que son especiales: el Golden Temple, el más conocido de los tres, el Mahabuddha y el Rudravarna Maharivar. Los tres son diferentes, sobretodo el Mahabuddha, y no demasiado frecuentados. No habremos visto espacios como estos con anterioridad en nuestro viaje. Luego tenemos la Plaza Durbar y el museo de Patan. La plaza Durbar la han dejado muy bonita después de las restauraciones a causa del terremoto de 2015 que aquí sí hizo ciertos estragos, y coge una especial dimensión por la noche ya que han incorporado una buena iluminación que antes no estaba. La verdad es que me encantó y como está cerca de nuestro alojamiento es fácil llegarse aquí. Por otra parte, el museo es interesante y acoge arte religioso de Asia. Lo que más me gusta es que también acoge exposiciones temporales de arte moderno que suelen ser bastante interesantes. Además, Patan organiza eventos culturales como la bienal de fotografía y paseando puedes ir encontrando murales pintados muy interesantes, como no los has visto en ninguna otra población de Nepal. Nuestro alojamiento de hoy es también una vieja casa de ladrillo y escaleras pendientes rehabilitada como un precioso y pequeño hotel.

Día 12/ Templo de Swayambhunath. Kathmandu, barrio de Thamel

La segunda estupa en tamaño de Kathmandu se encuentra en Swayambhunath, un conjunto templario budista e hindú en la clásica mezcolanza de ambas religiones encaramado en una loma con vistas sobre la ciudad. Y naturalmente para llegar a toda loma hay que subir, en este caso por unas escaleras algo empinadas, hasta la cima donde se encuentran los templos. Swayambhunath es también conocido como el templo de los monos, aunque ya habéis visto que los monos de Nepal son algo más tranquilos que sus primos de la India. La estupa es ya de por si bonita, pero toda ella está rodeada de pequeños templetes. Todo ello conforma un el Amideva Park que se extiende hacia el Ring Road (la carretera de circunvalación) donde se encuentra la entrada para grupos con tres figuras de Buda bastante grandes. Bajaremos de regreso por las escaleras para llegar finalmente a Thamel. Thamel es el barrio que concentra el turismo de Kathmandu, lleno de agencias, hoteles, guest-houses, restaurantes y cafés y muchas tiendas, ideales para comprar algún recuerdo, regalos o lo que sea. Si Thamel se mantuvo casi inamovible durante muchos años, ha ido cambiando recientemente, sobretodo después del terremoto, coincidiendo con la llegada de inversión y también de residentes de origen chino, que han colonizado alguna zona del barrio, así que ahora Thamel ya tiene su propio «China-town». Es siempre un lugar lleno de vida, con gente arriba y abajo. En la zona norte encontraremos más turismo, mientras que, en la zona sur, colindante con la Plaza Durbar de Kathmandu, hay más ambiente local… y algo más de kaos. Hoy es nuestra última noche, así que quizás habrá que hacer algo especial ¿no?

Día 13/ Kathmandu. Día libre y/o vuelo de regreso

Finalmente llegó el día triste de la despedida. Esperamos que hayáis podido captar la esencia de este país y la de su gente y que os haya abierto las ganas de regresar, Nepal tienen mucho que ofrecer en un segundo viaje, desde un corto -o largo- trek en el Himalaya rodeados de blancas cumbres, las zonas de influencia tibetana en el Mustang, o lugares más inaccesibles e interesantes. Saldremos de vuestro alojamiento con unas dos horas y media de margen antes de vuestro vuelo para no tener que ir con prisas. Esperamos volveros a ver pronto ¡Buen Vuelo!


INCLUYE

  • Vuelo internacional del punto de origen a/desde Nepal
  • Todos los transfers en vehículo privado AC
  •  Vuelo Pokhara – Bharatpur
  •  Vuelo Bharatpur – Kathmandu
  •  Nuestro guía ÈXODE especialista en Nepal de habla española durante todo el viaje
  •  1 noche con desayuno en Bhaktapur en el Heritage Malla
  •  1 noche con desayuno, comida y cena en el Vishuddhi Alaya
  •  1 noche con desayuno en Kathmandu (Bouddha) en el Bouddha Boutique Hotel
  •  1 noche con desayuno y cena en Nuwakot en The Famous Farm
  •  2 noches con desayuno y una cena en Bandipur en el Gaun Ghar
  •  1 noche con desayuno y cena en Tea-house en el Australian Camp o Pothana
  •  1 noche con desayuno en Pokhara en el Hotel Batika
  •  1 noche con desayuno en Patan en el Swotha
  •  1 noche con desayuno en Kathmandu (Thamel) en el Mandala Boutique Hotel
  • 1 noche con desayuno, comida y cena en Chitwan, en el Elephant Camp/Tharu Lodge
  •  Comidas de camino a Nuwakot y de camino a Bandipur
  •  Una comida picnic para la ruta de Ramkot
  •  Guía acompañante de montaña de habla inglesa en el Australian Camp
  •  2/3 porteadores para el Australian Camp
  •  Entradas a: Bhaktapur, Pashupatinath, Bouddhanath, Swayambhunath, Golden Temple, Mahabuddha Temple, Rudravarna Maharivar,
  •  Patan Durbar + museo
  •  Tasas gubernamentales y VAT
  •  Salario, comida, alojamiento y seguro para todo el staff
  •  Segur básico de viaje

ALOJAMIENTO

Los alojamientos de este programa tienen una capacidad muy limitada. Por este motivo es muy importante poder cerrar el viaje cuando antes para
bloquear y reservar las habitaciones. En el caso que no hubiera habitaciones disponibles en el momento de la reserva, utilizaríamos los alojamientos
alternativos disponibles de características lo más parecidas posible.

BHAKTAPUR, Hotel Heritage Malla
Está muy bien situado cerca de la plaza de los ceramistas. El edificio de este pequeño hotel pertenecía a la dinastía Malla, que reinaron en el valle de Kathmandu unos 6 siglos, por lo tanto, es un edificio antiguo que fue rehabilitado y restaurado, y algunos de sus muebles son del siglo IXX. Tiene pocas habitaciones, bastante confortables, y desde su terraza se puede disfrutar de unas vistas sobre la ciudad vieja.

PHULBARI, zona de Dhulikhel, Vishuddhi Alaya
En medio del campo, cerca del Monasterio de Namo Buddha y rodeado de campos de cultivo y pequeñas granjas con vistas espectaculares sobre las cumbres blancas del Langtang Himal y el Ganesh Himal. Este es un lugar para desconectar totalmente, disfrutar de la naturaleza y de la vida simple.
Dos edificios construidos de nueva planta con habitaciones para huéspedes y comida orgánica del propio huerto y de las granjas vecinas. Se pueden realizar jornadas de senderismo hasta el Monasterio de Namo Buddha y los bosques y villas cercanas, así como cursos de yoga o recibir masajes ayurvédicos de calidad.

KATHMANDU BOUDDHA, Bouddha Boutique Hotel
Un pequeño y moderno hotel bien cuidado es nuestra elección para este barrio y está situado a tan sólo un breve paseo de cinco minutos de la entrada de la estupa de Bouddhanath. Las habitaciones son de diseño moderno, con aire acondicionado/calefacción y luminosas. Desde su tejado, donde hay un bonito y tranquilo espacio para sentarse, se disfruta de buenas vistas sobre el barrio y la ciudad, pero también sobre los picos del Himalaya si el día es suficientemente claro. Hay bastantes tiendas y puestos de comida por los alrededores y en dirección a Bouddhanath.

NUWAKOT, The Famous farm
Abandonada cuando sus propietarios se desplazaron a Kathmandu buscando mejores oportunidades para sobrevivir, esta vieja casa señorial de ladrillo rojo y techos bajos fue restaurada y rehabilitada como alojamiento. Se encuentra situada a las afueras de la zona antigua de Nuwakot, cuya antigua ciudadela está a unos 15 minutos andando, rodeada de campos de cultivo. Cuenta con 14 habitaciones y jardín.

 

BANDIPUR, Gaun Ghar

Una bonita y pequeña casa de estilo newar de ladrillo y madera tallada de la época comercial de la población. El edificio se restauró completamente usando artesanos del lugar y conservando su espíritu rústico y mobiliario tradicional, con habitaciones algo sencillas pero acogedoras. Dispone de cafetería y restaurante con terrazas ajardinadas desde donde se disfruta de la vista sobre las cumbres del Himalaya. A todos nuestros viajeros que se han alojado en este establecimiento les ha encantado su aire rústico y especial.

POKHARA, Hotel Batika
Situado en el lado de Baidam en Lakeside, este es un nuevo hotel situado muy cerca del lago. Cuenta con muy buen staff, profesional y muy atento al viajero e incluso ascensor, lo que aún es una excepción en Nepal. Sus habitaciones están bien cuidadas, limpias y son luminosas. Disponen de aire acondicionado y una pequeña terraza con una mesita y sillas. Su ubicación es ideal, ya que en tan solo dos pasos te encuentras situado en la avenida que constituye el eje neurálgico de Lakeside.

 

CHITWAN, Tiger Tops Elephant Camp / Tharu Lodge
Situado en Amaltari, al oeste del Parque Nacional de Chitwan, destacamos sobre todo su manera respetuosa de tratar los animales, y principalmente los elefantes, a la hora de abordar el turismo en Chitwan. Es una experiencia innovadora y cumple con altos estándares de calidad y respeto al entorno natural. Así mismo, también se trabaja minimizando la huella ecológica, por lo que no hay aire acondicionado, pero sí ventiladores. El alojamiento se efectúa en confortables y lujosas tiendas de campaña para dos personas protegidas por un tejado adicional. Disponen de camas dobles o individuales, corriente eléctrica y cuentan con un bonito baño privado cada una de ellas con agua caliente. Los edificios comunitarios, como el comedor, sala de reuniones y las habitaciones del Tharu Lodge están construidos siguiendo la forma tradicional de la zona. Como está en medio del bosque, algunos pequeños animales pueden visitarnos alrededor de la tienda, por lo que es conveniente asegurase siempre que está bien cerrada. El Elephant Camp / Tharu Lodge cierra durante el monzón en julio y agosto.

PATAN, Newa Chhen
Situado en un antiguo edificio de estilo malla hecho de ladrillos rojos y madera tallada y abierto a un jardín bien bonito. Se encuentra muy cerca de todo en el centro de la zona antigua un poco al norte de la Plaza Durbar de Patan, y solo saliendo del alojamiento ya tenéis rincones interesantes vayáis hacia donde vayáis. Todas las habitaciones son diferentes y se han adaptado a la complicada distribución del edificio original, manteniendo su estilo tradicional, por lo que algunos techos y sobre todo algunas puertas son bajas. Algunas (pocas) habitaciones no tienen baño privado.

KATHMANDU THAMEL, Mandala Boutique Hotel
Esa es nuestra primera opción en Thamel. Es un hotel recientemente reformado y de estilo tibetano, ha sabido combinar en su decoración elementos tradicionales con el confort que un hotel renovado necesita. Lo que más nos gusta es su tranquilidad y la luminosidad en todo el edificio, habitaciones incluidas, cuyos muebles están hechos a mano en madera y decorados con policromía de motivos tibetanos, cada uno diferente. Cada piso dispone de un espacio exterior con sofás o sillas para relajarse o fumar, así como un bonito y tranquilo jardín justo a la entrada del establecimiento. Está situado al sur de Thamel, que tenéis justo saliendo a mano izquierda, y al norte de la plaza Durbar.


APUNTATE A NUESTRA
NEWSLETTER




BLOG
Grandes Rincones – Irlanda – Península de Dingle

La península de Dingle, está localizada en el suroeste de Irlanda, en el condado de Kerry,...


Abrir chat
¿Necesitas ayuda?
Powered by