NAMASTE NEPAL 27.12

Nepal
  • De un vistazo

    • en Grupo

    • 10 dias

    • NO incluido

    • Guia Castellano

    • MiniVan

    • Hotel Encanto
      Lodge
      Monasterio
  • ¿Qué encontrarás?
    • Celebrar Año Nuevo en uno de los pueblos más bonitos de Nepal
    • Recorrer a tu antojo antiguas ciudades Newar, de ladrillo rojo y madera tallada , descubriendo rincones encantadores.
    • Pasear tranquilamente por entornos rurales donde llegan pocos turistas.
    • Un país con una gente formidable mirando adelante y siempre con una sonrisa.
  • desde
    1.355€
    + VUELO

El viaje que os presentamos recorre Nepal, en un itinerario que, sin olvidar los puntos más destacados, nos permitirá también acceder de forma asequible a zonas rurales o entornos menos conocidos donde no suele llegar el turismo de masas. En este itinerario podrás descubrir la diversidad de gentes, entornos, paisajes y monumentos que esconde este bello país… Celebrar la  llegada del Año Nuevo con sencillez pero en un entorno que hará que lo recuerdes toda tu vida, visitando este interesante país con gran diversidad de entornos, paisajes y monumentos y con la sonrisa amable de su gente.


PRECIO POR PERSONA

Vuelo internacional Consultar
Precio por persona grupo de 6 o más viajeros 1.355 €
Suplto petición Hab. Individual 170 €
Otros suplementos y opcionales Consultar ficha pdf


ITINERARIO

Día 27.12/ Ciudad de origen – Vuelo a Katmandú

Salida en vuelo internacional a Katmandú, noche a Bordo.

Día 28.12/ Llegada a Nepal – Transfer a Bhaktapur

Después de un largo viaje en avión y de pasar los trámites para el visado de entrada en el aeropuerto de Tribhuvan (ved la información adicional) os esperamos para daros la bienvenida y llevaros a vuestro alojamiento. Estar atentos al recoger vuestro equipaje puesto que a veces hay gente que coge las maletas y las deposita en el suelo. Conservad vuestro comprobante de equipaje ya que os verificarán al salir que el equipaje que lleváis sea el vuestro. Os esperaremos en el exterior de la terminal, al otro lado de la calle, ya que no está permitida la espera en su interior. Nos desplazamos a Bhaktapur, donde después de hacer el check-in en el hotel tendremos una pequeña reunión con nuestro guía para explicar los pormenores del viaje. Bhaktapur es una bonita y tranquila villa que podremos visitar relajadamente sin necesidad de guía. cada uno al ritmo que marque su cansancio y jet-lag. Tenemos todo el resto del día e incluso mejor, el atardecer y por la noche, cuando los grupos de turistas ya han abandonado la ciudad. Fue Ciudad Real y era la mejor conservada de todas ellas, con sus templos y palacios. Aunque el terremoto ha afectado gravemente alguno de sus templos y edificios, sigue siendo una visita interesante por una razón importante, Bhaktapur no es sólo un museo en si mismo, es una ciudad con vida propia, con sus habitantes ocupados en sus obligaciones diarias, en las tiendas, los cafés, en su trabajo. Os animamos a seguir vuestros pasos por sus plazas, callejones y descubrir esos rincones escondidos, y si sois amantes del yogur, en esta zona es famoso el «king kurd» (jo-jo-dao), un deliciosos yogur de textura consistente (y seguro de tomar) que podréis encontrar en pequeñas tiendas en la calle que se prolonga fuera del recinto de pago por la entrada principal. Hotel «heritage» en Bhaktapur.

Día 29.12/ Bhaktapur – Patan

Después de desayunar y dependiendo del horario de nuestro vuelo nos desplazaremos a la terminal doméstica del aeropuerto para volar al aeropuerto de Bharatpur. Desde allí un vehículo del Elephant Camp nos recogerá para llevarnos a nuestro lodge en una hora de trayecto. Nos encontramos en el límite con la India, en la zona del llamado Terai, toda una franja de tierras selváticas que durante años ha ejercido de barrera infranqueable para las invasiones del sur y donde se encuentra el Parque Nacional de Chitwan, un gran conjunto de selvas y sabanas, con poblaciones importantes de rinoceronte asiático, cocodrilos, muchos tipos de cérvidos, infinidad de pájaros y una importante población de tigres. Tampoco hay que olvidar su importante entorno agrícola, con pequeñas granjas diseminadas aquí y allí. Como un paso más hacia un turismo más responsable y respetuoso con el entorno, Èxode Viatges ha decidido apostar firmemente por destinos donde los animales son tratados de la manera más respetuosa posible. Así en el entorno del Parque Nacional de Chitwan hemos cambiado nuestro destino habitual para trabajar con el Elephant Camp, una manera realmente diferente y más respetuosa de disfrutar de los elefantes, el bosque y su entorno natural y cultural. Es una experiencia realmente reciente ya que está operativo desde 2016 y ha sido creado en colaboración con la Elephant Aid International. Hay que remarcar que en el Elephant Camp las condiciones no son lujosas, ya que tratan de minimizar el impacto medioambiental del turismo, y su ubicación alejada de las zonas principales implica dificultades de suministro. Es importante tener esto en cuenta. Fuera del monzón el alojamiento se efectúa en confortables tiendas de campaña dobles, con camas individuales y baño privado, con corriente eléctrica y agua caliente, aunque no en abundancia ni durante las 24 horas, aunque suele hacer calor, por lo que quizás prefiráis el agua «fría». Durante la época del monzón, normalmente de junio a septiembre, el alojamiento se realiza en lodge pero siempre manteniendo la máxima integración en la naturaleza y en condiciones rústicas. No hay aire acondicionado pero sí hay ventiladores. Tened en cuenta que en Chitwan hace calor y humedad, aunque en diciembre puede refrescar. En el Elephant Camp tienen cuidado de una docena de elefantes tratados con esmero. Gozan de mayor libertad, sin cadenas, y disfrutan de mucho espacio para ellos.  Los elefantes son animales grandes y aunque prácticamente nunca ocurre nada, solo por su tamaño son potencialmente peligrosos, por lo que está prohibido tocarlos si no lo autoriza el mahout (el guía de cada elefante) que velará por la seguridad durante toda vuestra estancia.  Hay que llevar ropa adecuada, os recomendamos llevar prendas de colores discretos, como marrones, ocres, verdes, que alertarán menos a la fauna salvaje así como pantalones largos, camiseta de manga larga, y calzado cerrado. Así mismo unos pequeños prismáticos pueden ser de gran ayuda, ya que hay que recordar que por muy acostumbrados que estén los animales a nuestra presencia, esto no quita que sean animales salvajes y que mantengan las distancias. No esperéis que los animales salten por delante vuestro a dos metros de distancia, estáis en un espacio natural, no en un parque cerrado. En Chitwan hace años que no se detectan casos de malaria, pero es un entorno de humedales por lo que hay mosquitos. No os olvidéis el repelente de insectos. El programa en el Elephant puede variar ligeramente en función de los elefantes. Nuestra llegada allí será antes de la hora de comer. Después realizaremos un paseo por las instalaciones y nos explicarán por qué y cómo se trabaja en el Elephant Camp y nos darán las explicaciones pertinentes en cuanto a seguridad y movilidad por el entorno. Por la tarde haremos alguna actividad relacionada con el cuidado de los elefantes y ya más al atardecer, cuando la temperatura es mejor, nos adentraremos en la selva y la sabana acompañados por dos elefantes. En el Elephant Camp no hay safaris a lomos de los elefantes. Las rutas por la selva son a pie y un par de elefantes escoltan al grupo. Por un lado su sola presencia ya garantiza la seguridad, y por otro lado los elefantes son muy sensibles a cualquier «amenaza» que pueda merodear a gran distancia, por lo que sus «mahouts»  (los guías de los elefantes)  siempre están al tanto de lo que ocurre a vuestro alrededor en la selva. Noche en el Elephant Camp.

Día 30.12/ Patan – Vuelo a Bharatpur, PN de Chitwan – Elephant Camp

Después de desayunar y dependiendo del horario de nuestro vuelo nos desplazaremos a la terminal doméstica del aeropuerto para volar al aeropuerto de Bharatpur. Desde allí un vehículo del Elephant Camp nos recogerá para llevarnos a nuestro lodge en una hora de trayecto. Nos encontramos en el límite con la India, en la zona del llamado Terai, toda una franja de tierras selváticas que durante años ha ejercido de barrera infranqueable para las invasiones del sur y donde se encuentra el Parque Nacional de Chitwan, un gran conjunto de selvas y sabanas, con poblaciones importantes de rinoceronte asiático, cocodrilos, muchos tipos de cérvidos, infinidad de pájaros y una importante población de tigres. Tampoco hay que olvidar su importante entorno agrícola, con pequeñas granjas diseminadas aquí y allí. Como un paso más hacia un turismo más responsable y respetuoso con el entorno, Èxode Viatges ha decidido apostar firmemente por destinos donde los animales son tratados de la manera más respetuosa posible. Así en el entorno del Parque Nacional de Chitwan hemos cambiado nuestro destino habitual para trabajar con el Elephant Camp, una manera realmente diferente y más respetuosa de disfrutar de los elefantes, el bosque y su entorno natural y cultural. Es una experiencia realmente reciente ya que está operativo desde 2016 y ha sido creado en colaboración con la Elephant Aid International. Hay que remarcar que en el Elephant Camp las condiciones no son lujosas, ya que tratan de minimizar el impacto medioambiental del turismo, y su ubicación alejada de las zonas principales implica dificultades de suministro. Es importante tener esto en cuenta. Fuera del monzón el alojamiento se efectúa en confortables tiendas de campaña dobles, con camas individuales y baño privado, con corriente eléctrica y agua caliente, aunque no en abundancia ni durante las 24 horas, aunque suele hacer calor, por lo que quizás prefiráis el agua «fría». Durante la época del monzón, normalmente de junio a septiembre, el alojamiento se realiza en lodge pero siempre manteniendo la máxima integración en la naturaleza y en condiciones rústicas. No hay aire acondicionado pero sí hay ventiladores. Tened en cuenta que en Chitwan hace calor y humedad, aunque en diciembre puede refrescar. En el Elephant Camp tienen cuidado de una docena de elefantes tratados con esmero. Gozan de mayor libertad, sin cadenas, y disfrutan de mucho espacio para ellos.  Los elefantes son animales grandes y aunque prácticamente nunca ocurre nada, solo por su tamaño son potencialmente peligrosos, por lo que está prohibido tocarlos si no lo autoriza el mahout (el guía de cada elefante) que velará por la seguridad durante toda vuestra estancia.  Hay que llevar ropa adecuada, os recomendamos llevar prendas de colores discretos, como marrones, ocres, verdes, que alertarán menos a la fauna salvaje así como pantalones largos, camiseta de manga larga, y calzado cerrado. Así mismo unos pequeños prismáticos pueden ser de gran ayuda, ya que hay que recordar que por muy acostumbrados que estén los animales a nuestra presencia, esto no quita que sean animales salvajes y que mantengan las distancias. No esperéis que los animales salten por delante vuestro a dos metros de distancia, estáis en un espacio natural, no en un parque cerrado. En Chitwan hace años que no se detectan casos de malaria, pero es un entorno de humedales por lo que hay mosquitos. No os olvidéis el repelente de insectos. El programa en el Elephant puede variar ligeramente en función de los elefantes. Nuestra llegada allí será antes de la hora de comer. Después realizaremos un paseo por las instalaciones y nos explicarán por qué y cómo se trabaja en el Elephant Camp y nos darán las explicaciones pertinentes en cuanto a seguridad y movilidad por el entorno. Por la tarde haremos alguna actividad relacionada con el cuidado de los elefantes y ya más al atardecer, cuando la temperatura es mejor, nos adentraremos en la selva y la sabana acompañados por dos elefantes. En el Elephant Camp no hay safaris a lomos de los elefantes. Las rutas por la selva son a pie y un par de elefantes escoltan al grupo. Por un lado su sola presencia ya garantiza la seguridad, y por otro lado los elefantes son muy sensibles a cualquier «amenaza» que pueda merodear a gran distancia, por lo que sus «mahouts»  (los guías de los elefantes)  siempre están al tanto de lo que ocurre a vuestro alrededor en la selva. Noche en el Elephant Camp.

Día 31.12/ Bandipur

Sin prisas nos concentraremos para desplazarnos por carretera a Bandipur. Después de las obras de mejora y acondicionamiento la carretera hasta Mugling es ahora bastante buena, para llegar al poco a Dumre, desde donde sale la estrecha carretera de 8 kilómetros que, curva tras curva, asciende hasta Bandipur en un trayecto que en total debería llevarnos unas tres horas. Bandipur es una población encantadora y un museo vivo de la cultura newar  encaramada en un paso de montaña entre dos valles. Antiguo centro comercial que fue yendo a menos con los años, sus antiguos edificios han sido reconvertidos en cafés, restaurantes y pequeños alojamientos, mientras sus habitantes siguen dedicados a sus comercios y granjas de alrededor. En sí misma es muy agradable y un lugar ideal para sentarse en una terraza a descansar y observar la población local, o pasear tranquilamente sin rumbo definido por sus calles y su entorno agrícola. No es una población grande y además es sin duda la única población de Nepal en donde no se permite circular por su centro. Hay algunos recorridos marcados por la zona de alrededor, como pueden ser la granja de seda (Silkfarm) unos 20 minutos al sur de Bandipur, o el sendero de naturaleza de Rani Ban que durante unos 30 minutos discurre por un bosque de pinos. También hay el «Orchit walk» (2 horas ida) pero es interesante solo cuando hay orquídeas en junio. El fuerte de Purano Kot, conocido ahora como Thani Mai, se encuentra en lo alto de una elevación cercana a unos 20 minutos de camino. Desde aquí las vistas son muy amplias, dominando Bandipur Bazar y las cumbres del Himalaya, y es un lugar bonito para la puesta de sol. Noche en Bandipur.

Día 01.01/ Pokhara

Después del desayuno, emprenderemos la ruta hacia Pokhara, en un trayecto algo bacheado de unas dos o tres horas. Cuando hablamos de Pokhara, hablamos mayoritariamente del barrio de Lakeside, junto al Fewa-Tal (lago), donde se concentra el turismo y donde encontraréis gran cantidad de hoteles, guest-houses, restaurantes de todo tipo y condición, cafés, bares de copas y música en directo, tiendas, librerías y «german bakery» distribuidas por su avenida principal y las calles adyacentes, por lo que es muy difícil perderse. Es un lugar tranquilo para pasear, a pie o en bicicleta, seguir el paseo y la pista que bordea el lago en dirección norte, o echar un vistazo a la gran cantidad de tiendas que se encuentran en su avenida principal. Si preferís disfrutar de una pequeña visita guiada por los de Pokhara no habrá ningún problema solicitándolo con un mínimo de antelación (con suplemento). Noche en Lakeside, Pokhara.

Día 02.01/ Pokhata vuelo – Katmandú

Después. Muy pronto por la mañana si el día amanece claro y para los que quieran, nos desplazaremos a la Pagoda de la Paz, una estupa blanca encaramada en la montaña al otro lado del lago que seguramente ya habréis visto. Esta pagoda es un monumento donado por Japón y se ha convertido en uno de los puntos turísticos de la ciudad. Desde allí las vistas de los Himalayas son espectaculares, así como sobre el lago y la propia ciudad de Pokhara. Después de nuestra pequeña ruta matutina, desayunaremos tranquilamente antes de desplazarnos al aeropuerto de Pokhara para tomar el vuelo de regreso a Katmandú. Llegaremos a Katmandú antes de comer, por lo que después del check-in en el hotel podéis disfrutar de vuestra tarde libremente. Thamel es el barrio que concentra los servicios turísticos de Katmandú y donde todo el mundo tarde o temprano va a parar. Está lleno de restaurantes, alojamientos, cafés y tiendas de todo tipo. Es un barrio pequeño, para hacer a pie distraídamente, y de hecho han prohibido el tránsito de vehículos en su parte central por lo que ahora es más tranquilo. Es un barrio donde es imprescindible pasear y explorar su infinidad de rincones interesantes que encontrarás a cada paso. Y si estéis saturados del bullicio, el ruido y el polvo de Thamel y Katmandú, podéis refugiaros en el «Garden of Dreams», un pequeño jardín de estilo neoclásico (se paga entrada) cerca del límite de Thamel en Tridevi Marg, con un par de bonitos restaurantes. Un lugar muy relajante en el que creeréis que estáis muy lejos. Noche en Thamel, Katmandú.

Día 03.01/ Katmandú (visita guiada)

Muy pronto por la mañana, después de un desayuno rápido, nos desplazaremos a Pashupatinath, el templo hindú de más importancia en Nepal donde se realizan las cremaciones en los ghats sobre el rio sagrado (y contaminado) Bagmati. Un lugar muy sagrado y también, como no podría ser de otra manera, muy mercantilizado, aunque no por eso debéis ser menos respetuosos y prudentes tanto en lo que refiere a vuestra conducta como a la realización de fotografías, esto no es un espectáculo. Es en la primera hora de la mañana cuando este lugar concentra su mayor actividad y cuando se puede respirar su auténtica atmósfera, nada que ver con la del resto del día, precisamente cuando llegan los grandes grupos de turistas. Pashupatinath no fue gravemente dañado a causa del terremoto. Después de la visita nos desplazaremos a Bouddhanath, o simplemente Bouddha, la gran estupa que se ha convertido en motivo iconográfico de Nepal con derecho propio. Actualmente una leve estructura de andamio cubre su parte central para restaurar los pequeños desperfectos que sufrió. Aunque es imposible saber la fecha de finalización, seguramente ya no se demoren demasiado. La estupa de Bouddha se encuentra dentro de una gran plaza con algunas tiendas, cafés y restaurantes. Si os entra un poco de hambre, os recomendamos tomar algo en alguno de los restaurantes que ocupan las azoteas adyacentes y disfrutar de la vista sobre el recinto. Los fieles rodean la estupa en el sentido de las agujas del reloj, así que os podéis animar a ello y aprovechar para hacer girar algunos -¡no todos!- de los centenares de molinos de oración que la rodean. Se puede acceder a sus primeros niveles exteriores, y se puede observar desde los templos de Tsamchen o Guru Lhakhang. Pero Bouddha es mucho más, es todo un barrio que concentra la comunidad tibetana en Katmandú, con tiendas de parafernalia budista y un buen número de monasterios muchos de los cuales se pueden visitar libremente. Os recomendamos callejear un poco por los alrededores. Dependiendo de nuestro horario y lo que vosotros prefiráis, podemos comer aquí en Bouddha o desplazarnos a Thamel para comer allí. Después de la comida nos reuniremos de nuevo para visitar la plaza Durbar de Katmandú, el que fue antiguo centro neurálgico de la capital. Las imágenes de la torre Dharahara completamente destruida recorrieron el mundo como símbolo de la destrucción del terremoto. Pero la plaza Durbar no está devastada, aunque sí muchos de sus monumentos han sido seriamente dañados. No es exactamente una plaza, sinó un conjunto urbano de plazas y calles, templos y palacios, tiendas y comercios, repleto de vecinos atareados en su trabajo. Es en la plaza Durbar donde vive la Kumari Devi (reina diosa), la diosa viviente encarnada en una niña, que ocupa este palacio junto con su familia desde los 4 años hasta la pubertad, y que sólo es posible ver unas seis veces al año en sus apariciones públicas. Los nuevos presidentes de la república (antes los reyes) reciben su bendición, aunque hay varias Kumaris de menos importancia esparcidas por todo el valle de Nepal. Al atardecer nos desplazamos al templo Swayambhunath, conocido también como el templo de los monos por razones obvias, con otra bella e icónica estupa acompañada de templos hinduistas, en una clara demostración de la mezcla de culturas y religiones. Swayambhunath se encuentra encaramado a una colina dominando la ciudad y accederemos a él por las empinadas escaleras que dan a ella. A parte del conjunto templario, forma un pequeño parque que se extiende hacia la carretera de circunvalación (Ring Road) por el oeste donde se encuentra el acceso que suelen utilizar los grupos de turistas, con el Amideva Buddha Park al que vale la pena acercarse si hay tiempo. Ya al caer la tarde desde la estupa podemos ver la ciudad de Katmandú a nuestros pies bajo la luz vespertina y quizás algunos fieles encendiendo velas de mantequilla.Noche en Thamel Katmandú.

Día 04.01/ Katmandú – vuelo de regreso

Ya estáis en vuestro último día en Nepal, bueno…. esperamos que no sea el último y que volváis a Nepal otra vez. Habéis hecho un itinerario completo a los principales puntos de atracción turística y cultural de este país, pero Nepal es mucho más y mucho más diverso, así que esperamos que nos volváis a visitar en otra ocasión para adentraros en los territorios del Mustang, visitar el lugar donde nació Buda, tener una experiencia en la selva algo más auténtica en el lejano Parque Nacional de Bardia o, para los que tengáis más piernas, realizar algún trek ya sea a los pies de las cumbres del Himalaya o en entornos rurales muy interesantes culturalmente y como experiencia con la población. Os recogeremos con unas tres horas de antelación respecto al horario de salida de vuestro vuelo. Noche a bordo.

*NOTA: Si vuestro vuelo saliera por la tarde o por la noche os podemos bloquear una habitación para que podáis tomar una ducha o cambiaros de ropa antes del vuelo.


INCLUYE

  • Todos los transportes en vehículo privado en AC en Nepal
  • Vuelo doméstico Katmandú – Bharatpur (Chitwan)
  • Vuelo doméstico Pokhara – Katmandú
  • 1 guía titulado de habla española durante todo el viaje
  • 1 noche en régimen de alojamiento con desayuno en Bhaktapur en el Khwapa Chhen
  • 1 noche en régimen de alojamiento con desayuno en Patan en el Newa Chén (o en el Swotha Traditional Homes)
  • 1 noche a pensión completa en Chitwan en el Elephant Camp con programa de actividades
  • 1 noche en régimen de alojamiento con desayuno en Bandipur en el Bandipur Old Inn
  • 1 noche en régimen de alojamiento con desayuno en Pokhara en el Batika Hotel
  • 2 noches en régimen de alojamiento con desayuno en Katmandú en el Mandala Boutique Hotel
  • Entrada a Bhaktapur
  • Entradas a la plaza Durbar y museo de Patan, Golden Temple y Mahabuddha Temple en Patan
  • Entradas a Pashupatinath, Bouddhanath, Katmandú Durbar Square y Swayambhunath en Katmandú
  • Seguro básico de asistencia en viaje

ALOJAMIENTO

En nuestros viajes buscamos las experiencias, las emociones, por eso priorizamos la elección del destino, del lugar, y luego vemos que alojamientos están disponibles. Los escogemos entre la oferta posible por diferentes motivos: amabilidad, calor, proximidad, calidad y cantidad del desayuno, y sí, también, relación calidad precio y el trato que dan a nuestro staff; y hay lugares donde tampoco hay tanto donde escoger, por eso la calidad puede ser variable, y porque algunos alojamientos nos gustan por una cosa y otros por otra. Hay que tener en cuenta que en Nepal y debido a los cortes de luz no suele haber ascensor (sólo en alguno de  los hoteles de alta gama) y no suele haber gel de baño y champú, aunque sí jabón. Siempre hay que tener en cuenta que los hoteles descritos aquí son los previstos, pero si por cuestiones de disponibilidad o cualquier otra causa no fuera posible alojarse en ellos, se buscarán alternativas similares. Naturalmente podemos adaptarnos a niveles superiores (si los hay) o de inferior calidad bajo demanda.

Bhaktapur, Khwapa Chhen

Es un pequeño hotel de 12 habitaciones en un antiguo edificio de estilo tradicional. Situado justo al lado de la entrada principal de Bhaktapur en una calle estrecha por la que no circulan coches, por lo que es bastante tranquilo y silencioso. Si bien no tiene jardín, su azotea es tranquila y con unas vistas insuperables sobre la plaza Durbar de Bhaktapur y los alrededores. khwapachhen.com

PATAN, Newa Chhen

Construido en un edificio de ladrillo y madera en estilo Malla, alrededor de un bonito jardín en la zona norte de la plaza Durbar de Patan, con una atmosfera particular. Las habitaciones son diferentes, manteniendo el estilo tradicional de una construcción de este tipo. Cerca de todo, permite descubrir el centro histórico de esta bonita ciudad a pocos pasos del alojamiento, con la Plaza Durbar y la zona del museo al sur, y la ciudad vieja justo enfrente. newachen.com

PATAN, Swotha Traditional Homes

Situado estratégicamente en un pequeño callejón en el centro histórico, a cuatro pasos de todo, con la zona del museo y la Plaza Durbar saliendo a la izquierda, y Patan Dhoka, toda la ciudad vieja, justo enfrente. Es un «Heritage Hotel» en un precioso y antiguo edificio newar restaurado donde se nota que se han cuidado los detalles. Cuenta con muy pocas habitaciones, que son espaciosas y cálidas en su decoración. El desayuno es muy completo, y cuenta con una pequeña terraza. traditionalhomes.com.np

POKHARA, Hotel Batika

Situado en el lado de Baidam en Lakeside, este es un nuevo hotel situado muy cerca del lago. Cuenta con muy buen staff, profesional y muy atento al viajero. Sus habitaciones están bien cuidadas, limpias y son luminosas. Disponen de aire acondicionado y una pequeña terraza con una mesita y sillas. Su ubicación es ideal, ya que en tan solo dos pasos te encuentras situado en la avenida que constituye el eje neurálgico de Lakeside. hotelpokharabatika.com

ALOJAMIENTO EN CHITWAN, Elephant Camp/Tharu lodge de Tiger Tops

Hemos apostado firmemente por un turismo de menor impacto en zonas sensibles medioambientalmente y trabajar con organizaciones que garantizan un buen rato y respeto hacia los animales. En este sentido todas nuestras visitas al Parque Nacional de Chitwan se realizarán en el Elephant Camp, una iniciativa reciente auspiciada por el Elephant Aid International, donde tienen cuidado de una docena de elefantes tratados con esmero. Gozan de mayor libertad y disfrutan de mucho espacio para ellos.

Fuera del monzón el alojamiento se suele efectuar en el propio Elephant Camp en confortables tiendas de campaña dobles, con camas individuales y baño privado, con corriente eléctrica y agua caliente, aunque no en abundancia ni durante las 24 horas, aunque suele hacer calor, por lo que quizás prefiráis el agua «fría». Durante la época del monzón, normalmente de junio a septiembre, el alojamiento se realiza en el Tharu lodge, pero siempre manteniendo la máxima integración en la naturaleza y en condiciones rústicas. No hay aire acondicionado, pero sí hay ventiladores. tigertopselephantcamp.com

KATMANDÚ, Mandala Boutique Hotel

Esa es nuestra primera opción en Thamel. Es un hotel recientemente reformado y de estilo tibetano, ha sabido combinar en su decoración elementos tradicionales con el confort que un hotel renovado necesita. Lo que más nos gusta es su tranquilidad y la luminosidad en todo el edificio, habitaciones incluidas, cuyos armarios están hechos a mano en madera y decorados con policromía de motivos tibetanos, cada uno diferente. Cada piso dispone de un espacio exterior con sofás o sillas para relajarse o fumar, así como un bonito y tranquilo jardín justo a la entrada del establecimiento. Está situado al sur de Thamel, que tenéis justo saliendo a mano izquierda, y al norte de la plaza Durbar. mandalaboutiquehotel.com.np


APUNTATE A NUESTRA
NEWSLETTER




BLOG
Grandes Rincones – Bolivia – Tarabuco y el Pulljay

Tarabuco es una pequeña ciudad ubicada al sur de Bolivia, capital de la provincia de...