Grandes Rincones – Bhaktapur – Nepal

Bhaktapur es una bonita y tranquila villa. Fue Ciudad Real y era la mejor conservada de todas ellas, con sus templos y palacios. 

Bhaktapur no es sólo un museo en sí mismo, es una ciudad con vida propia, con sus habitantes ocupados en sus obligaciones diarias, en las tiendas, los cafés, en su trabajo.

Si seguís vuestros pasos por sus plazas, y callejones descubriréis esos rincones escondidos, y si sois amantes del yogur, en esta zona es famoso el “king kurd” (jo-jo-dao), un delicioso yogur de textura consistente (y seguro de tomar) que podréis encontrar en pequeñas tiendas en la calle que se prolonga fuera del recinto de pago por la entrada principal.

Recorrer las calles de Bhaktapur es visitar un museo al aire libre.

Cada plaza, cada templo, cada edificio, es una obra de arte; lo que unido al encanto de sus habitantes y a la limitación en la circulación de grandes vehículos dentro de la ciudad, hace que dar un paseo por sus callejuelas se convierta en un verdadero viaje en el tiempo.

14500649_1090414517741084_1550532242359992061_o

14500329_1090414464407756_2340888872004696383_o

14468692_1090414431074426_2117862603527911622_o

14425446_1090414754407727_3649878664735031934_o14444828_1090414467741089_8054031490192088645_o

APUNTATE A NUESTRA
NEWSLETTER




BLOG
Grandes Rincones – Bhaktapur – Nepal

Bhaktapur es una bonita y tranquila villa. Fue Ciudad Real y era la mejor conservada de todas...